La Viñuela Boutique Hotel

From the Blog

acantilados maro - La Viñuela Boutique Hotel

Los acantilados de Maro

Share on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someoneShare on Facebook

Aunque en las cercanías de La Viñuela Boutique Hotel podemos encontrar bellísimos paisajes debido al entorno natural en el que se sitúa, si tuviéramos que quedarnos con uno, ese sería sin lugar a dudas el de los acantilados de Maro. Un pequeño espacio virginal que debido a sus dificultades de acceso se ha salvado de la codicia de la voracidad urbanística.

Todo un espectáculo de la naturaleza al que nadie que se considere amante del turismo rural puede dejar indiferente. Lo cual no resulta extraño, pues desde sus miradores es posible contemplar no solamente impresionantes vistas, sino también la costa de África. Un lugar en el que los acantilados de hasta 75 metros de desnivel van intercalándose con las playas y pequeñas calas y en el que las laderas de montaña cuelgan impresionantes terrazas con cultivos en altura.  Sin olvidar las viejas torres vigías que, testigos del paso de los siglos, han sabido mantener el romanticismo de antaño.

Pero los acantilados de Maro no solamente son dignos de visitar por sus maravillosas vistas, sino también por el valor ecológico que encierra. Para comprobarlo solamente es necesario seguir el sendero que lleva hasta el Bosque del Cañuelo. Un precioso entorno natural donde el matorral mediterráneo se funde con las masas arbóreas de pino carrasco y especies menos comunes como el buxus balearicas. Un camino en el que las lavanderas y gaviotas se convertirán en nuestras más fieles compañeras. Ver una puesta de sol en un paraje tan idílico y singular como éste supone un espectáculo difícil de olvidar.

Sin embargo, el mayor tesoro lo encontramos mar a adentro. Un fiel reflejo del patrimonio histórico y cultural de estas costas. Nos referimos a las grutas y fondos escarpados donde además de una gran variedad de especies vegetales, podemos observar poblaciones de fauna marina. En este sentido debemos destacar las amplias praderas de Posidonia que conviven con los corales, esponjas, y peces de brillantes colores. Un sitio especialmente interesante para practicar snorkel o buceo.

Algunos de estos lugares son inaccesibles a pie, pero el visitante puede disfrutar de un agradable paseo en barco mientras observa atónito los saltos y piruetas de los delfines y es sobrevolado por aves rapaces como el halcón peregrino. Aunque si lo prefieres, también puedes hacerlo a bordo de un kayak o en canoa. Una actividad de lo más divertida apta tanto para adultos como para niños.

Por supuesto, las playas de Maro son el lugar ideal también para pasar un tranquilo día de playa disfrutando tanto en familia como con amigos. Las aguas cristalinas de sus pequeñas calas poco masificadas son el lugar perfecto para alejarse del bullicio urbano y de las preocupaciones diarias. Eso sí, para poder acceder a estos bellos tesoros de la costa malagueña deberemos hacer una pequeña excursión en el que el grado de dificultad es directamente proporcional al grado de ocupación de las mismas. Lo que quiere decir que a más fácil sea el acceso, más llenas estarán. Para ello, habrá que dejar el coche en alguno de los aparcamientos habilitados. No obstante, si viajas con niños, siempre puedes llegar hasta la Playa del Cañuelo en minibús y ahorrarte la caminata.

Uso de cookies

Utilizamos cookies de terceros no necesarias para la navegación, con finalidades analíticas y estadísticas. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí. Política de cookies